All for Joomla All for Webmasters

16 causas por las que nuestro gato maulla

14 March 2016
(0 votes)

Muchas veces escuchamos a nuestro gato maullar y no sabemos por que podremos pensar que lo hacen sin sentido pero todo tiene una razón, ahora conoceremos


1. Me duele. Esta es la primera causa que debemos descartar siempre. Si un gato maúlla mucho debemos comprobar su aspecto, su cuerpo, su comportamiento y descartar en primer lugar que haya dolor o enfermedad. Si no estás seguro llévalo inmediatamente al veterinario. Si hay señales como la apatía, la falta de apetito, si el gato no se mueve, si se queja al tocarlo, si ha recibido un golpe con anterioridad, cualquier síntoma que indique dolor o enfermedad es suficiente como para que consideremos que nuestro gato está herido, enfermo o dolorido y por tanto lo que debemos hacer es llevarlo al veterinario.
2. Solo quería saludarte. Hay una gran diferencia entre un gato enfermo y un gato que saluda efusivamente. El gato que saluda maulla cuando nos ve, bien porque acabamos de llegar a casa, porque acaba de despertarse de una siesta o simplemente nos hemos cruzado y se detiene a saludar.
3. Tengo hambre. Un gato que maulla simplemente puede estar expresando hambre.
4. Quiero comer algo en concreto y no eso que me has dado. Nuestros gatos pueden ser muy caprichosos Si tu gato tiene comida y aún así te persigue y sigue maullando o bien maulla en la puerta del refri o del armario de los premios es que quiere comer algo en concreto. Suele tratarse de premios o comida húmeda pero también puede ser un indicativo de que la comida que le has puesto no le gusta o no le sienta bien.
5. Hazme caso. A veces los gatos maullan solamente porque quieren nuestra atención. Pueden maullarnos porque están aburridos, porque quieren que juguemos un ratito con ellos o bien porque quieren que les acariciemos, que les hagamos un hueco para sentarse junto a nosotros (o SOBRE nosotros),
6. Abre la puerta. En serio ¿por qué esa puerta está cerrada? Quiero entrar y/o salir. O simplemente admirar la puerta abierta. O ignorar la puerta abierta. Los gatos son así y les gusta que las puertas estén abiertas, a veces ni siquiera quieren pasar, pero igualmente te lo harán saber como si su vida dependiera de ello.
7. Estoy en celo. Las hembras que no han sido esterilizadas maullan constantemente durante el celo. En cuanto pase el celo o si la gata es esterilizada el maullido cesará.
8. Estoy muy estresado. El ejemplo típico de este tipo de maullido es el que ocurre durante la visita al veterinario. Al meter al gato en la transportadora y dentro del coche, si nuestro gato está estresado comenzará a maullar de forma muy larga y grave ¿Te suena?
9. Estoy enojado. No es un maullido característico de un gato doméstico, más bien lo habremos oído en los gatos callejeros. Igualmente lo explicamos por si acaso o bien si la información que querías encontrar es relativa a “esos gatos de la calle que maúllan tan fuerte cada noche”… Cuando un gato se siente amenzazado o muy amenzado y está dispuesto a atacar y empezar una pelea o un ataque puntual.Este maullido,suena más como a grito que como maullido y es alto, agudo y muy muy largo. Las peleas entre gatos son bastante comunes cuando viven en la calle e incluso cuando nuestro gato tiene acceso al exterior.
10. No quiero estar solo. Si dejas a tu gato solo y maulla mucho es que está sufriendo ansiedad por estar solo y no quiere estar solo o bien no quiere estar “tanto tiempo solo”.
11. Me hago mayor. A veces los gatos cuando se hacen mayores empiezan a maullar sin motivo alguno. Simplemente se van a un lugar de la casa (a veces el baño o el hueco de la escalera) y en mitad del día o en mitad de la noche comienzan a emitir unos maullidos largos y graves. Tu gato se está haciendo mayor y ya requiere unos cuidados de gato mayor. Seguirá maullando de vez en cuando, pero debes saber darle el cariño y cuidados que requiere un gato anciano.
12. Me he perdido. A veces los gatos se cuelan dentro de un armario o un cajón o se quedan encerrados en una habitación y maullar es su forma de avisarnos.
13. No puedo pasar. Tu gato puede estar maullando porque se ha encontrado un obstaculo que no puede saltar o rodear y le impide el acceso a su cama, su comida o su arenero. Desbloquea siempre los lugares donde tu gato suele pasar más tiempo.
14. No se qué hago aquí. Este es el maullido de los gatos recien llegados a un sitio. Bien porque lo acabes de llevar a casa por primera vez o bien porque lo llevaste a a un sitio diferente .No es su casa, no es el sitio donde solía estar y además no sabe qué hace ahí. Busca un lugar seguro para él, pon sus cosas donde las vea y ofrécele algo con su olor, se sentirá un poco más cómodo.
15. ¡Quiero a mi mamá! Si un gato bebé ha perdido a su mamá o ha sido separado de ella demasiado pronto le podremos oir maullar de forma repetitiva. Eso es así porque los bebés de gato maúllan cada vez que se separan de su madre para que ella pueda encontrarlos. Si estás a punto de adoptar un cachorrito asegúrate de que ha pasado al menos los dos primeros meses con su madre. Si te has encontrado un gato que ha perdido a su mamá ahora tu eres su mama, por lo que debes proporcionarle todo lo que necesita.
16. Mi arena está sucia. Si has dejado el arenero más sucio de lo normal es posible que tu gato vaya al arenero, no haga nada y después vaya a buscarte y empiece a maullar insistentemente. A veces también se ponen a hacer como que escarban en el suelo, en los alrededores del arenero. Los gatos son extremadamente cuidadosos con la limpieza y si no les gusta como está su arena te lo harán saber.
Nuestros gatos siempre nos harán saber lo que desean ,ya conocimos algunas causas que los hacen maullar Recuerda que atender las necesidades de tu gato es siempre la solución más sencilla y la menos frustrante para todos!

 

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…